Curiosidades, Piratería

El antiguo RMS St. Helena vuelve a la mar como un buque anti-piratería en el Golfo de Omán

El RMS St. Helena, el último barco correo de Gran Bretaña, fue durante casi tres décadas la principal fuente de contacto entre una de las islas más remotas del mundo y el exterior.

RMS ST. Helena
El barco de un llamativo amarillo fue construido especialmente por el gobierno británico en 1989 para servir en la isla y es el último de una flota de buques del correo real que alguna vez conectó los lejanos tentáculos del antiguo Imperio británico. (Foto: Mike Hutchings / Reuters)

Ahora el barco, muy querido por los 4.500 habitantes de la isla de Santa Helena (una dependencia británica en el Atlántico sur) comenzará una nueva vida como una armería flotante al haberse convertido en un buque de apoyo para una empresa de seguridad marítima.

Rebautizado como MNG Tahiti, el barco de 113 metros de eslora (340 pies) está realizando los últimoos ajustes antes de zarpar hacia el Golfo de Omán, donde se usará para transportar armas y guardias de seguridad a barcos que navegan en zonas con amenaza de piratas, informó su nuevo armador.

‘El barco es perfecto para este trabajo con los pequeños ajustes que le estamos realizando’, explica Mark Gray, ex marine británico y fundador de la empresa de seguridad marítima MNG Maritime. ‘A mediados de año esperamos tenerlo plenamente operativo’.

Tahiti Shipping, una empresa subsidiaria de MNG Maritime, compró el barco por una cifra que no ha sido divulgada, informó el Gobierno de Santa Elena en un comunicado.

La construcción el año pasado de un aeropuerto comercial en la isla aislada en el medio del Atlántico sur dejó obsoleto a este barco con capacidad para 156 pasajeros, lo que provocó que las autoridades de Santa Elena lo pusieran a la venta y comenzaran a planear una despedida de gala.

Antes de que los vuelos semanales a Sudáfrica comenzaran en octubre, un viaje de cinco noches a Ciudad del Cabo en el RMS St. Helena era la única ruta de transporte desde una isla famosa por su viento, su aislada situación y por ser el lugar donde murió desterrado el emperador francés Napoleón Bonaparte.

El barco de un llamativo amarillo fue construido especialmente por el gobierno británico en 1989 para servir en la isla y es el último de una flota de buques del correo real que alguna vez conectó los lejanos tentáculos del antiguo Imperio británico.

Su viaje final se relizó en un día declarado como festivo en Santa Helena, con multitudes agitando banderas en la costa rocosa para echar un último vistazo al barco que se lo había proporcionado todo, desde repuestos de automóviles hasta pavos navideños.

Una flotilla de embarcaciones pesqueras y yates flanquearon el barco con personas bebiendo champán a bordo mientras los residentes de Santa Helena, conocidos localmente como ‘Santos’, lanzaban globos al aire.

‘Aprecio mucho el papel que este buque ha desempeñado en la vida de todos los Santos’, señaló MNG Maritime’s Gray. ‘No es una responsabilidad que asumimos a la ligera. Continuaremos tratándolo de la manera en que está acostumbrado’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s