Curiosidades, Yates

El divorcio de un multimillonario ruso se zanja con la entrega del mega-yate Luna

Un tribunal de Londres ordenó la incautación del megayate M/Y Luna valorado en 492 millones de Dólares como parte de la prestación acordada en la que ya se considera una de las mayores indemnizaciones por divorcio en la historia del Reino Unido.

Megayate luna
El mega-yate M/Y Luna está valorado en 492 millones de Dólares. (Foto: Andrew W. Sieber-Flickr)

El tribunal dictaminó que Farkhad Akhmedov debería transferir la propiedad del MY Luna de 115 metros de eslora (380 pies), actualmente retenido y varado en Dubai, a su esposa, Tatiana Akhmedova. El juez confirmó la anterior sentencia que otorgó una pensión compensatoria de divorcio por valor de 453.5 millones de libras (646 millones de Euros).

El juez Charles Haddon-Cave consideró probado que Akhmedov trató de ocultar la propiedad del mega-yate Luna detrás de un grupo de compañías y trasladó el barco a Dubai con la creencia de que estaba ‘más allá del alcance de un juicio en un juzgado inglés’. El yate de nueve cubiertas , que tiene una tripulación de 50 y dos helipuertos, fue construido originalmente para Roman Abramovich antes de que Akhmedov lo comprara en 2014.

Los tribunales de Londres se han ganado la reputación de ser un lugar más favorable para el miembro de la pareja menos acaudalado, por ello cada vez ven más casos de los llamados de ‘alto riesgo’, ya que los jueces generalmente ordenan una división del 50% de los activos, otorgando el mismo peso al trabajo de un creador de riqueza que al de su consorte.

En los días finales del procedimiento judicial, el multimillonario ruso traspasó la propiedad del Luna a otra de sus compañías. Se ha comprobado que estas modificaciones de propiedad forman parte de la ‘continua campaña del multimillonario para perjudicar a Akhmedova al ocultar sus activos en una red de compañías en el extranjero’,

El megayate Luna, que también cuenta con una piscina al aire libre de 20 metros y otra interior, ocho barcos más pequeños y un mini-submarino, tiene un valor de 346 millones de libras, según se dictaminó en el juicio.

Akhmedov dijo que había apoyado a su esposa después de que su matrimonio se disolviera en Rusia. Culpó a los abogados cínicos por su posterior solicitud de divorcio en Londres, y a la política del Reino Unido por la decisión del tribunal. Dijo que los jueces británicos estaban abusando de los tribunales en Dubai y relacionó la situación con las malas relaciones entre los los Estados Unidos y el presidente ruso, Vladimir Putin.

‘¿Puede ser realmente una coincidencia que todo esto suceda mientras los comentarios del secretario de Relaciones Exteriores británico Boris Johnson dejan en claro que el Reino Unido busca apoderarse de los activos que pertenecen a rusos ricos’, afirmó Akhmedov en un comunicado enviado por correo electrónico.

La orden judicial británica se hizo efectiva después de que el juez ordenó en su sentencia inicial de diciembre de 2016 que el multimillonario ruso debe pagar el 41 por ciento de sus activos a su esposa. La pareja se conoció en 1989, se casó cuatro años después y se mudó a Londres donde la esposa ha vivido con los niños desde entonces, de acuerdo con los argumentos legales y la decisión de 2016. El matrimonio terminó a fines de 2014.

‘Cualquier idea relativa a que mi yate pueda ser vendido o entregado a la señora Akhmedova es descabellada’, subrayó Akhmedov en otro comunicado. ‘Para que eso suceda, tienen que haberse acabado todos los procedimientos legales, y les aseguro que eso va a llevar interminables años y para entonces el yate ya se habrá podrido’.

Akhmedov, quien se negó a participar en el juicio en el Reino Unido y regresó a Rusia, supuestamente trasladó su importante colección de arte moderno, valorada en 90.5 millones de libras, a Lichtenstein, señaló su esposa en unos documentos aportados al tribunal en enero.

El juez ha afirmado que es necesario moverse rápidamente para hacer cumplir su orden sobre el barco. ‘Akhmedov ha demostrado en repetidas ocasiones durante los últimos 18 meses que está dispuesto a tomar medidas rápidas y variadas para evadir la ejecución de la sentencia y no voy a consentirlo’ concluyó el juez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s